Síguenos en:

Efemérides

Combate Combate naval de Chipana 12 de abril 1879

Combate

Combate naval de Chipana

12 de abril 1879

Al iniciarse la guerra con Chile, los buques peruanos tuvieron que ser reparados. El 7 de abril zarparon del Callao las corbetas “Unión” y “Pilcomayo”. El 12 de abril se encontraron con la corbeta chilena “Magallanes” a la altura de Punta Chipana a la que se acercaron.

A las 11.15 horas al estar cerca los buques, se izaron los pabellones de combate. La “Unión”, para no perder distancia al blanco, ordenó a la “Pilcomayo” que rompiera los fuegos. De esta amanera, el buque más pequeño de nuestra armada fue quien disparó el primer cañonazo de la campaña naval.

Un disparo desde la “Unión” destrozó el bote que la “Magallanes” tenía al costado. El comandante chileno La Torre, al verse amenazado decide romper la correspondencia secreta que llevaba para su Ministro de Guerra y Marina. Desde las 2:40 p.m. Los buques peruanos empiezan a perder distancia debido al mal estado de sus viejas calderas. En total se dispararon 226 cañonazos, de ellos 184 fueron peruanos.

Operación Operación Chavín de Huántar 22 de abril de 1997

Operación

Operación Chavín de Huántar

22 de abril de 1997

Operación militar realizado para liberar a rehenes, capturados 126 días por miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en la residencia del embajador del Japón, ocurrido en diciembre de 1996. Dicha operación está considerada como una de las más exitosas en el rescate de rehenes en el mundo.

El gobierno peruano mantenía una negociación con la banda terrorista al mismo tiempo que entrenaba a soldados del Ejército del Perú, y la Marina de Guerra del Perú en una réplica de la Residencia, cavando túneles subterráneos. Dichos túneles se asemejaban a los templos ancestrales de la cultura Chavín de Huántar. Durante la mañana el ejército propalaba marchas militares con megáfonos en los alrededores de la casa. Los medios de comunicación especularon que era una maniobra para bajar la moral de los terroristas. El estruendo de las marchas militares alteró los nervios de quienes permanecían en la Residencia de la Embajada del Japón; sin embargo, el verdadero motivo de estas maniobras era evacuar la tierra extraída durante la noche por medio de camiones que salían de una casa ubicada en la calle posterior de la residencia.

El 22 de abril de 1997, después de varios fracasos en la negociación y ante la perspectiva de que por este motivo los secuestradores empiecen a negar la atención médica a los rehenes, el Gobierno toma la decisión de enviar al Comando Chavín de Huántar. Tras comprobar que los terroristas estaban distraídos por medio de cámaras de video introducidas de forma secreta desde los túneles y micrófonos introducidos por personal militar de sanidad por medio de los cuales se comunicaban algunos rehenes de rango militar, se decide iniciar la operación. A las 15:23 una fuerte explosión dio inicio a la operación, con la voladura del piso del salón principal, en donde un grupo de terroristas jugaba futsal. 142 comandos irrumpieron por ese y otros accesos disparando sus ametralladoras. Todos los terroristas fueron abatidos durante la operación.

Uno de los rehenes, el magistrado Carlos Giusti, fue herido en una pierna, lo que le causo una violenta hemorragia que le provocó la muerte; fue el único rehén muerto en la acción. Dos comandos también murieron, ellos eran Juan Valer Sandoval y Raúl Jiménez Chávez. Uno de ellos, según algunos testimonios, protegió al Canciller Tudela mientras este escapaba por la azotea.