Capitán de Navío Armando FIGUEROA Roggero

Nació en Huánuco el 14 de mayo de 1918, en el hogar formado por Ricardo Figueroa y Martha Roggero. Contrajo matrimonio con Teresa Alfagemis. Es el pionero de la Aviación Naval peruana.

Ingresó como Cadete a la Escuela Naval en febrero de 1935, egresando como Alférez de Fragata en diciembre de 1940. Tuvo participación en la guerra con el Ecuador en 1941. Alcanzó el grado de Teniente Segundo en febrero de 1944, y fue Comandante de los BAP “América” y “Curaray” entre julio de 1946 y febrero de 1948, ya con los galones de Teniente Primero. Formó parte de la comisión que en 1951 viajó a los Estados Unidos para la adquisición de varios destroyers. Entre 1949 y 1954 sirvió en la dotación de los BAP “Grau”, “Aguirre”, “Palacios” y “Rodríguez”; en 1956 fue destacado al BAP “Rímac”. En enero de 1959 fue Segundo Comandante de la Estación Naval “San Lorenzo”.

Fue su padre, otro marino ingeniero que, con base en sus estudios en Inglaterra, consiguió diseñar un avión en 1912, quien influiría en sus aspiraciones como aviador. En 1942 ingresó en el Aeroclub de Limatambo, donde llegó a pilotear una avioneta tipo “Taylor Craft”. El 5 de diciembre de 1957 pudo, por fin, recibirse de piloto civil, tras realizar una práctica completa de vuelo en el Aeroclub de Collique. Coincidentemente con este hecho, se restableció en la Marina de Guerra la calificación de Piloto Aviador. Así pues, el Capitán de Corbeta Figueroa Roggero resultó ser el primer oficial de la tercera etapa de nuestra Aviación Naval que lució el Ala de dicha denominación.

En 1958 llevó cursos en la Academia de Guerra Aérea; y en 1960, ya con la clase de Capitán de Fragata, obtenida el año anterior, fue designado para seguir el curso de pilotaje de helicópteros en la fuerza aérea venezolana. Al retornar al Perú contribuyó, como Comandante del Grupo de Artillería Móvil, a adquirir los primeros helicópteros tipo Bell 47G. Ese mismo año comandó el BAP “Zorritos”.

Sus constantes esfuerzos relacionados con la aviación se vieron finalmente recompensados con la creación del Servicio Aeronaval, mediante Decreto Supremo N° 0018. Pero sus ambiciones no conocerán tregua: como jefe de la flamante división, consiguió dotarla con unidades tipo Piper Aztec y Douglas C-47, reactivando así el transporte aeronaval en 1966.

Siendo Capitán de Navío, Figueroa Roggero solicitó su baja del servicio activo, la cual se hizo efectiva el 21 de julio de 1974. Diez años después fue nuevamente llamado para desempeñar la Capitanía del puerto de Pacasmayo, donde logró la edificación de un aeropuerto, que sería denominada sede de la Escuela de Aviación Naval. Dejó de existir en Lima, el 25 de mayo de 1995.