Capitán de Navío Aurelio GARCÍA y García

Nació en Lima el 28 de noviembre de 1834, siendo sus padres José Antonio García y Gonzáles y Josefa García Urrutia. Estuvo casado con Teresa Lastres y Riglos.

Luego de culminar sus estudios en el Convictorio de San Carlos, Ingresó al Instituto Naval Militar, de donde egresó como Guardiamarina en 1852. Formó parte de la primera dotación del vapor “Tumbes”, en el que viajó de Londres al Callao en 1855. Al año siguiente, solicitó y obtuvo licencia para navegar en buques mercantes, a bordo de los cuales llevó a cabo diversas navegaciones, tanto a lo largo del litoral como hacia puertos extranjeros. La experiencia que entonces adquirió en las costas nacionales le permitiría elaborar su conocido «Derrotero de la Costa del Perú», publicado en 1862.

A principios de 1864 fue comisionado a Inglaterra para dirigir la construcción de la fragata “Independencia”. En su larga travesía al Callao, la nave a su mando capturó tres buques españoles, en el marco de la guerra que por entonces sostenía nuestra patria con España.

En 1872, luego de haber tenido el mando de la “Independencia” hasta en dos oportunidades más, recibió el importante encargo de representar al Perú ante las cortes del Japón y de la China, en calidad de ministro plenipotenciario. Logró beneficiosos tratados con ambas naciones, luego de arduas rondas de negociaciones. A su regreso al país fue designado ministro de Gobierno y Obras Públicas, posteriormente fue elegido senador por Ayacucho.

Al estallar la guerra con Chile, tomó parte en la primera acción de la guerra frente a Punta Chipana, el 12 de abril de 1879, al mando de la Segunda División Naval, constituida por la corbeta “Unión” y la cañonera Pilcomayo. El 8 de octubre de 1879, frente a Punta Angamos, cumplió con su deber y con las órdenes impartidas por el Contralmirante Grau, salvando su buque de una destrucción segura por la innegable desventaja en la que estaba en relación a los blindados chilenos.

A partir de 1880, durante la campaña terrestre, participó en la defensa del puerto del Callao, como encargado del fuerte Santa Rosa. Después de la caída de Lima en poder del enemigo, pasó a la sierra para continuar prestando sus servicios al país, siendo nombrado representante ante el gobierno de Bolivia, ya con el alto grado de Contralmirante. Falleció a bordo del transporte “Santa Rosa”, en el puerto del Callao, el 25 de junio de 1888.