Vicealmirante Manuel Antonio VILLAVISENCIO y Freire

Nació el 13 de junio de 1842, en el seno del hogar formado por Manuel Villavisencio y Juana Freyre. Se casó en dos oportunidades, primero con María Ayllón y luego con Carmen Coronel Zegarra.

Tras culminar sus estudios en el Colegio Peruano Francés, en agosto de 1855 ingresó a la Escuela Naval Militar como guardiamarina. Su primar embarco lo realizó en el vapor de guerra “Izcuchaca”, y de allí pasó a la fragata “Callao” en abril de 1858. A bordo de ella concurrió al bloqueo de los puertos ecuatorianos en la campaña de 1859-1860. Tras el hundimiento de la fragata frente a la isla San Lorenzo, pasó a la dotación de la fragata transporte “Arica” en agosto de 1861.

También sirvió en el transporte “Chalaco” entre 1865 y 1866, participando además en la campaña en aguas chilenas, durante el conflicto con España en 1866-1867, a bordo de este buque y desde agosto de 1866, como Teniente Primero, en el flamante monitor “Huáscar”. Dejaría el monitor en 1871, cuando era Capitán de Corbeta, para pasar a comandar el vapor transporte “Mayro”.

Al inicio de la guerra con Chile en abril de 1879, ya era Capitán de Navío, y además comandante del transporte “Chalaco”. Con él llevaba a cabo comisiones de transporte del armamento adquirido, así como tropas y equipos a las fuerzas ubicadas en el sur.

Se le asignó desde diciembre de ese año la comandancia de la corbeta “Unión”, logrando el 17 de marzo de 1880 la proeza de romper dos veces el bloqueo impuesto por cuatro unidades chilenas al puerto de Arica, misión que permitió el desembarco de material de guerra y el transporte de la lancha torpedera “Alianza”. Retornó al Callao para reparar sus averías, y de inmediato participó en la defensa del puerto y en las escaramuzas sostenidas con la escuadra chilena en abril y mayo de dicho año, hasta la caída de Lima en enero de 1881. Debido a este hecho, tuvo que dar la penosa orden de hundir a la gloriosa corbeta para que, al igual que el resto de la escuadra, no cayera en manos enemigas.

Luego de la guerra ocupó varios cargos públicos. En 1883 fue ministro de Guerra y Marina. Durante un breve periodo asumió el mando del vapor “Santa Rosa” en 1885. Fue también senador por Áncash al año siguiente, Comandante General de la Escuadra y Director de la Escuela Naval en 1902. Después volvería a ocupar la cartera de Guerra y Marina en dos oportunidades. Se retiró como Vicealmirante en 1912, y al final de su vida fue senador por el Callao. Falleció en Lima el 20 de diciembre de 1925.